F.A.Q.

¿Qué es un tratamiento psicológico y en qué puede ayudar?

Un tratamiento psicológico es un proceso gradual de cambio orientado a restablecer el bienestar personal. A través de la narrativa del Ser en terapia y a través de actividades asignadas, el objetivo del tratamiento será el de promover cambios en el modo de hacer experiencia en línea con los propios objetivos, con la finalidad de atenuar la sintomatología, desbloquear los momentos de impasse, favoreciendo el aprendizaje de nuevas modalidades experienciales y hacer posible un desarrollo y/o crecimiento personal.

¿En qué consiste la primera sesión?

La primera sesión tiene el objetivo de comprender el origen del malestar de la persona, y esta comprensión es posible exclusivamente haciendo referencia a la historia de vida. Se guiará el encuentro con preguntas que, de forma eficaz, permitan obtener información suficiente para establecer los objetivos y un plan terapéutico. Asimismo, en la primera sesión se tratarán aspectos importantes para el adecuado desarrollo de un tratamiento como posibles dudas, el secreto profesional y el consentimiento informado, importe del servicio y planificación de las siguientes sesiones.

¿Cuánto dura un tratamiento?

La duración de un tratamiento puede variar en base a la situación de origen, a los objetivos que se quieren alcanzar y a la implicación/motivación de la persona durante el tratamiento: al final de la primera sesión será posible establecer una estimación del proceso.

Es fundamental mantener una expectativa sensata y realista, así como dedicar el tiempo suficiente para poner en marcha cambios a nivel experiencial: ¡modificar costumbres bien arraigadas requiere esfuerzo!

Asimismo, el objetivo del psicólogo es el de resolver en el menor tiempo posible el malestar manifestado, así como reforzar el mantenimiento de los cambios y acompañar a la persona hacia una “autonomía”.

¿Cuándo acudir al psicólogo?

En general, se puede pedir ayuda cuando se desee realizar un cambio o mejorar una determinada situación. Cada vez más a menudo las personas acuden a un profesional para enriquecer la propia condición personal o profesional, para desarrollar las propias capacidades, prevenir momentos difíciles o afrontar un cambio importante en la propia vida.

Todas las opciones son válidas si implican la voluntad de cambio o aprendizaje para alcanzar una vida más satisfactoria y llena.

Se aconseja vivamente acudir a un profesional si se presentan momentos de malestar o sufrimiento acentuados que, no obstante, los propios esfuerzos, perduran en el tiempo; o si se está afrontando una situación difícil o nueva (por ej. Divorcio, estrés laboral, lutos…)

¿Pedir ayuda significa ser débil o estar “loco”?

Absolutamente no. Pedir ayuda significa simplemente esto: “pedir ayuda”.

Pedir apoyo no está necesariamente asociado a aspectos psicopatológicos, significa más bien que existe la voluntad de mejorar la calidad de la propia vida y de cambiar la propia situación. En los momentos en los que existe un malestar psicológico como por el ejemplo el ansia, la depresión, hipocondrías, fobias, etc., es importante entender que son el resultado de un conjunto de experiencias vividas y, en ningún caso, están relacionadas con la “locura” o la “enfermedad mental”. Prueba de ello es que, la mayor parte de las personas, resuelven sus problemas y encauzan su propia vida después de un tratamiento psicológico.

¿Puedo acudir al psicólogo para cualquier tipo de problema?

Se puede examinar cualquier tipo de problema, que sea de competencia del psicólogo, a través del uso de los instrumentos de conocimiento y de intervención, para la prevención, el diagnostico, las actividades de habilitación-rehabilitación y de apoyo, en ámbito psicológico, dirigidas a personas, grupos, a las organizaciones sociales y comunidades.

En el caso en el que las condiciones no permitan el desarrollo de un tratamiento adecuado, el psicólogo informará sobre las posibles alternativas y guiará hacia un tratamiento más adecuado y eficaz orientando hacia otros profesionales/estructuras especializadas.

¿El psicólogo está obligado a mantener el secreto profesional?

La labor del psicólogo está profundamente caracterizada por los principios de tutela de todo lo que conozca durante la relación profesional y en virtud de lo que está previsto en el Código Deontológico de los Psicólogos Italianos.

ANTES de cualquier prestación profesional, el psicólogo estará siempre obligado a entregar una comunicación informativa, es decir, un documento en el que se aclaran todas las informaciones, de forma adecuada y comprensible, que trata:

  • La modalidad de tratamiento de los datos personales/privacidad en base al Reglamento Europeo 2016/679 (General Data Protection Regulation) y del D.Lgs 196 del 2003 (cd. “Codice Privacy”);
  • El tratamiento, las finalidades y modalidades del mismo, así como el grado y los límites jurídicos de la confidencialidad en base a la comunicación informada según el Código Deontológico;
  • Lo que se solicita en base a la obligación de presentar un presupuesto en base a la Ley. n.124/2017;

En el caso de prestación sanitaria, las referencias y aclaraciones para la trasmisión telemática de los gastos sanitarios all’Agenzia delle Entrate (para los residentes en Italia).

¿Cómo solicitar un tratamiento?

Pedir cita directamente a través del teléfono al número +39 348 4731894 o enviando un correo electrónico info@planaruiz.it

Para los tratamientos online se enviará por e-mail los datos necesarios para conectarse a Skype.

¿Qué sucede si durante el tratamiento online no funciona bien la conexión?

Se aconseja, antes de la cita, controlar el funcionamiento del sistema (webcam, micrófono, conexión a internet, etc.)

En el caso de interferencias que influyan en la calidad de la video llamada, si esta se interrumpiera se volverá a programar por completo (o de manera proporcional al momento de la interrupción).

¿Se puede cancelar una cita después de haber reservado?

Sí, por teléfono al número +39 348 4731894 o enviando un correo electrónico a info@planaruiz.it al menos 24 horas antes de la fecha acordada.